Volando voy…

mayo 21, 2011

Ya van unos cuantos años de contestar a “¿y cuánto tardas?” cada vez que me toca explicar dónde trabajo. Normalmente sonrío, digo que no es para tanto y que no soy la única con esta hoja de ruta diaria. Sin embargo, hay días en los que el camino -a pesar de incluir autopista a precios prohibitivos- se hace cuesta arriba. Y no es lo peor la distancia, no, sino la sensación de estar lejos. Lo que no quiere decir que no me sienta aquí como en mi casa porque, por lo general, me encanta lo que hago y a quienes tengo a mi alrededor -he dicho “por lo general” ¿no?-.

Eso sí, estoy esperando a que se patente -y funcione- la teletransportación o el vuelo humano sin motor -barato y ecológico, no me digas-. Que me vendría de miedo, la verdad.

En fotografía, esto del vuelo parece haberse puesto de moda y cada vez encuentro más autores que lo practican. Algunos simplemente levantan los pies del suelo, otros levitan y alguno da la impresión de desplazarse.

Natsumi Hahashi (c) Today´s levitation. 13 de abril de 2011

Natsumi Hayashi es japonesa, pequeñita y vive con dos gatos. Todos los días acarrea su equipo para autorretratarse mientras salta. Son fotografías cándidas, optimistas y luminosas, hechas en entornos cotidianos que se vuelven irreales por la indiferencia que su gesto provoca. Compone y enfoca manualmente y fotografía, contando los 1o segundos que le da el disparador automático, cuando salta. Una y otra vez hasta que consigue la imagen adecuada. A quien mira extrañado, le dice que está haciendo una foto y tan contentos. Así son.

Se la puede seguir en facebook, en twitter y en su blog, en el que publica a menudo su “levitación diaria”, un conjunto de imágenes todas iguales y todas distintas.

Franck Bohbot (c) De su serie Levitation

Las fotografías de Franck Bohbot parten del mismo concepto aunque sus modelos los encuentra por la calle, en grandes ciudades. Al contrario que su trabajo profesional- sobre todo arquitectura- en el que el detalle y la nitidez son primordiales, su serie Levitation es imperfecta, con grano, fuera de foco  a veces. Dice que en ella prima el instinto sobre la técnica.

A ver cuándo nos da una alegría y tenemos disponible su web.

Louis Lander-Deacon (c) Traveller. 363/365

Al flickr de Louis Lander-Deacon le podríamos dedicar horas. Es un trabajo desigual, sí, pero es que es un chico de 17 años el que está detrás de estas asombrosas producciones en espacios irreales, de ensueño, en los que sus personajes flotan o parecen poseídos. Está aprendiendo pero ya domina la técnica y es muy creativo. Seguro que nos sigue sorprendiendo.

Tereza Vlckova (c)

Y más que cualquiera de los anteriores me ha gustado el trabajo de la checoslovaca Tereza Vlckova. Su web también está aún “under construction” pero sus fotografías han sido reseñadas en numerosas páginas. Son imágenes inquietantes e irreales en las que el estilismo y la dominante de color producen la sensación de estar viendo algo antiguo. Los paisajes, tratados como decorados, lejos de dar aire a la escena, contribuyen a generar una cierta claustrofobia.

Hay más ejemplos, muchos más, ya decía arriba que esto es como una especie de fiebre y que proliferan en la red los tutoriales para conseguir el efecto. Pero, sin dudarlo, me quedo con el trabajo y la entrañable historia de J. H. Lartigue. Comienza a fotografiarse y a fotografiar a su alrededor con 7 u 8 años y continúa haciéndolo toda su vida, registrando su cómoda existencia en el seno de una familia adinerada. Siempre se consideró un aficionado lo que no quita que acumulara miles de negativos, documentos increíbles de progreso y de cambios sociales.

 Mi prima Bichonnade. 40, Rue Cortambert, París, 1905. Fotografía de J H Lartigue © Ministère de la Culture – France / AAJHL.

 Se le conoce como el fotógrafo que detiene el movimiento, que capta la velocidad, que sujeta lo efímero y, mucho antes de que se entronizara a los autores de street style, tomaba imágenes, medio escondido, de mujeres estilosas, distantes y atrevidas. Son fotografías felices, despreocupadas, llenas de atractivo y encanto.

De Paseo por el Bois de Boulogne, Paris. 1911. Fotografía de J H Lartigue © Ministère de la Culture – France / AAJHL.

He leído mucho sobre él pero, sin duda, me quedo con quien en los últimos recortes de prensa le califica como un “taxidermista de la felicidad” y con quien explica que sus imágenes reflejan la rápida transformación de las costumbres, el estallido de novedades, la vibración de las cosas y, al mismo tiempo, la búsqueda de los pequeños detalles, del instante perdurable y atemporal. Sin duda, eso es.

La exposición “Un mundo flotante” puede visitarse en Madrid, en La Caixa, hasta el 19 de junio. Me pierdo muchas muestras que me interesan pero no estoy dispuesta a dejar pasar esta. Seguro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: