Serena Facchin

marzo 18, 2011

Hablábamos el otro día de cómo se pueden tener percepciones tan diferentes de una misma persona. A algunos los detestas sin siquiera conocerlos. Con otros, te ocurre lo contrario: se produce una corriente de simpatía inexplicable. Y a unos cuantos los aprendes a querer, sin reservas, con sus rarezas y sus cosas (las que tienes tú también, nadie está libre), sin pedir nada a cambio. Cosas curiosas de la empatía y la química.

Serena Facchin (c). Girly. De su galería en Flickr.

A Serena Facchin la descubrí por casualidad, echando un vistazo a las últimas fotos cargadas en Flickr. No todos los días tienes esa suerte. Su trabajo es una joya resplandeciente entre muchas imágenes para el olvido.

Sus fotografías tienen muchos ingredientes para gustarme. Son imaginativas, surrealistas, elegantes, están llenas de pequeños detalles, buenas dosis de humor y tienen un toque vintage que las hace adorables. Comenzó a fotografiar a los veinte años (no tiene muchos más) y dice que al mirar a través de la cámara el  mundo cambió para ella.

No me va a gustar, si hasta tiene alicias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: